Es una técnica quirúrgica que se utiliza para pulverizar los cálculos. Se los extrae a través de la uretra, es ambulatorio y sin cicatriz.

Este tratamiento se impone actualmente, pues supera a los litotriptores convencionales. Se usa en cálculos mayores a 1 cm, ubicados en el uréter.

Con un endoscopio especial se llega a la vejiga y se los pulveriza con energía neumática o láser.

Son tecnologías mínimamente invasivas, que no dejan cicatriz y son de rápida recuperación.

El cálculo extraído debe analizarse en laboratorio para conocer su tipo y evitar nuevas formaciones.

Si tienes alguna duda déjame un comentario en Facebook y trataré de contestarte lo más pronto posible.

Facebook Comments
¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Votos: 2 Promedio: 2]